Te damos las claves para conocer mejor el gresite de tu piscina

Portada Gresite

5 de marzo 2024

El revestimiento de una piscina es uno de los elementos más importantes de la instalación, ya que además de ser muy visible, debe poseer ciertas cualidades en función del perfil del usuario que lo vaya a utilizar. La forma de colocación, la durabilidad o las características estéticas y prácticas del material son algunos de los aspectos fundamentales que es necesario tener en cuenta para elegir el revestimiento de tu piscina. Si quieres apostar por la relación calidad-precio, puedes optar por uno de los diversos tipos de gresite para piscinas que hay.

El gresite, mosaico veneciano o venecita es un azulejo de reducido tamaño constituido por un material vítreo que previamente ha sido sometido a altas temperaturas para formar una pieza compacta sin capacidad para absorber ningún tipo de líquido. Además de ser el componente más común de los revestimientos de piscinas, también se emplea con otros fines como revestir las paredes o el suelo de una zona húmeda en un domicilio o establecimiento.

¿Qué tipos de gresite para piscinas hay?

  • Punto de silicona: se emplea la silicona como material para pegar los azulejos entre sí y estos a la infraestructura.
  • De papel: se adhiere un papel a los azulejos, se retira tras 24 horas y se limpia todo el revestimiento. Se trata de la clase de gresite cuya instalación conlleva más esfuerzo, pero menos coste económico.
  • En malla: Se coloca un tejido de hilos entre el azulejo y el material de pegado. Este formato es el más habitual.

Posibles texturas y acabados

  • Liso: es muy deslizante, aunque fácil de limpiar. No se recomienda para lugares donde exista riesgo de caída, como el suelo de la ducha.
  • Antideslizante: evita caídas accidentales, por lo que es la mejor opción para los usuarios de piscina de mayor o menor edad.
  • Niebla: posee pequeñas motas.
  • Nacarado: la apariencia consta de un brillo metalizado.
  • Luminiscente: absorbe luz y energía durante el día para emitirla por la noche.
Recurso gresite

Beneficios del gresite

  1. Fácil instalación: se pega en las paredes o en el suelo de una infraestructura.
  2. Capacidad aislante: evita filtraciones e impermeabiliza cualquier infraestructura revestida con este material, ya que es compacto y sin poros.
  3. Resistencia: es capaz de soportar cambios bruscos de temperatura, humedad y el contacto con productos químicos.
  4. Mantenimiento sencillo: esta clase de revestimiento se limpia tres o cuatro veces al año. Es recomendable no hacerlo con agua a presión, puesto que podrían caerse los azulejos.
  5. Larga vida útil: no es un material frágil ni endeble, por lo que es duradero.
  6. Estética: permite crear numerosos diseños gracias al reducido tamaño de los azulejos que lo integran.

En términos generales, el gresite siempre es una buena opción para revestir el interior de una piscina tanto por la sencillez del producto como por las ventajas que ofrece. Además, se trata de un material que combina estética y funcionalidad, por lo que es muy completo a la hora de resolver el cometido para el que está pensado.

Disponible en una amplia gama de texturas, colores y formas, los diferentes tipos de gresite para piscinas son capaces de adaptarse a cualquier clase de instalación con independencia de su tamaño o perfil. Aunque es menos asequible que otros revestimientos, el gresite es garantía de eficiencia y durabilidad.

Descubre más contenido del blog

Contacta con nosotros

Lunes a Viernes de 9:00 a 19:00 h. Festivos de 9:00 a 18:00 h.