Conoce qué es el alguicida y sus principales usos

Alguicida Portada

14 de marzo 2024

Los cambios en el color del agua o en la textura del revestimiento del vaso son pistas evidentes de que tu piscina está sufriendo alguna alteración y lo más probable es que las algas sean las causantes. Métodos contundentes como los tratamientos de choque son capaces de revertir esta situación, pero hay fórmulas menos drásticas y más sencillas con las que puedes alcanzar este mismo fin, como emplear un alguicida para piscina.

Saber qué es el alguicida para piscinas se responde solo. Un alguicida para piscina es un producto químico que se vierte para acabar con las algas presentes en la piscina o impedir que broten. Existen tres tipos de algas con posibilidad de crecer en una piscina:

Las algas verdes son las más comunes y surgen en zonas de la piscina con el agua estancada; las algas amarillas se originan en lugares escondidos u oscuros del vaso, tales como las esquinas; y las algas negras surgen en las zonas más profundas de la piscina e incluso en las grietas del revestimiento.

Al haber varios tipos de algas, también se han desarrollado diversas clases de alguicidas para piscinas con distintas finalidades, ya que algunos de estos productos sirven para evitar la aparición de algas y otros para eliminarlas una vez que las has detectado. Por ejemplo, un alguicida a base de cobre es apto para erradicar las algas de una piscina, especialmente cuando actúa contra las algas amarillas.

Aunque todavía no haya algas en tu piscina, es recomendable incluir esta clase de tratamiento en la rutina de mantenimiento de la instalación como medida de prevención, sobre todo si haces un uso asiduo de ella. No obstante, es suficiente con que utilices el alguicida para piscina de forma semanal.

En algunas ocasiones deberás verter floculante tras haber usado el alguicida de piscina. De este modo, los restos de las algas que se encuentren suspendidos en el agua se agruparán y descenderán en masa hasta el fondo del vaso para facilitar su eliminación total. Lo ideal es que utilices un robot limpiafondos para recoger los residuos dejando la piscina impecable y sin rastro de algas.

Productos de mantenimiento de piscina

Al haber varios tipos de algas, también se han desarrollado diversas clases de alguicidas para piscinas con distintas finalidades, ya que algunos de estos productos sirven para evitar la aparición de algas y otros para eliminarlas una vez que las has detectado. Por ejemplo, un alguicida a base de cobre es apto para erradicar las algas de una piscina, especialmente cuando actúa contra las algas amarillas.

Aunque todavía no haya algas en tu piscina, es recomendable incluir esta clase de tratamiento en la rutina de mantenimiento de la instalación como medida de prevención, sobre todo si haces un uso asiduo de ella. No obstante, es suficiente con que utilices el alguicida para piscina de forma semanal.

En algunas ocasiones deberás verter floculante tras haber usado el alguicida de piscina. De este modo, los restos de las algas que se encuentren suspendidos en el agua se agruparán y descenderán en masa hasta el fondo del vaso para facilitar su eliminación total. Lo ideal es que utilices un robot limpiafondos para recoger los residuos dejando la piscina impecable y sin rastro de algas.

Productos de mantenimiento de piscina

Alguicida para piscinas: uso y almacenamiento

La cantidad de alguicida que debes arrojar a tu piscina depende directamente del volumen de agua que alberga la instalación. Una vez que hayas calculado la dosis adecuada, debes verterla por el perímetro de la superficie del agua siguiendo las instrucciones indicadas por el fabricante. Si ya has detectado la presencia de algas, es aconsejable echar un poco más de alguicida para piscina en los puntos donde hayas visto estos microorganismos.

Recuerda que se trata de un químico y, por tanto, se recomienda al usuario utilizar guantes durante todo el tiempo que esté manipulando el producto antialgas. Asimismo, es importante comprobar que el recipiente del producto queda herméticamente cerrado para impedir su evaporación una vez que hayas terminado de usarlo.

Causas y consecuencias de la presencia de algas en una piscina

La aparición y proliferación de algas en una piscina puede tener lugar en cualquier época del año y sus causas son diversas, desde un desequilibrio entre los distintos parámetros del agua (pH, cloro…) a una exposición prolongada de la piscina a las altas temperaturas y los rayos solares.

En consecuencia, la presencia de algas en una piscina cambia el color del agua hacia un tono verdoso. Además, el revestimiento se vuelve más resbaladizo. Esta circunstancia impide el correcto uso de la instalación hasta que se revierta el estado de la piscina y esta sea apta para el baño.

Descubre más contenido de nuestro blog

Contacta con nosotros

Lunes a Viernes de 9:00 a 19:00 h. Festivos de 9:00 a 18:00 h.