Eliminar el agua turbia de la piscina

Cuando pensamos en una piscina, especialmente cuando hace calor, imaginamos un agua azul clara con un fondo claramente visible y perfecta para darse un chapuzón.

El agua turbia no solo influye en el aspecto de la piscina, sino que puede desencadenar problemas para la salud como irritación de ojos o de piel.

Realizar un control constante del agua de la piscina es fundamental para detectar cualquier problema cuanto antes y solucionarlo con los menores inconvenientes, ya que si se deja mucho tiempo puede derivar en problemas más graves.  

Para mantener nuestras piscinas en estas condiciones son necesarias una serie de tareas de mantenimiento y limpieza.

Razones para la turbiedad del agua de la piscina

A la piscina llegan todo tipo de agentes externos que alteran el agua de la piscina (hojas, insectos, lluvia…).

Un desajuste en los niveles químicos del agua suele ser la causa más habitual para que el agua de la piscina se torne turbia.

Para empezar, hay que medir el nivel de pH de la piscina, este es uno de los parámetros más importantes del agua de una piscina, y mide la acidez del agua. El pH adecuado debe estar entre 7’2 y 7’6. Cuando estos valores se ven alterados puede surgir el agua turbia.

Para nivelar el pH de la piscina existen diferentes productos, un elevador de pH en el caso de que esté demasiado bajo, o un disminuidor de pH en el caso de que esté demasiado elevado.

Asimismo, hay que fijarse en el valor del cloro. Hay tres tipos de cloro: cloro libre, cloro residual y cloro total. En el mercado existen diferentes estabilizadores de cloro. Este no debe superar los 1,2 miligramos por litro.

  • Cloro libre: es la concentración de cloro que está funcionando como desinfectante. El nivel óptimo es entre 1 y 2ppm.
  • Cloro residual: es la parte que ya no hace efecto. Su valor máximo debería ser de 0,2ppm.
  • Cloro total: es la cantidad de cloro. El valor correcto es de 1,5ppm.

¿Y si los niveles de agua son correctos?

En el caso de que los niveles químicos estén en orden y no sean la causa del agua turbia, podemos proceder a una limpieza exhaustiva del filtro de la piscina y, sobre todo, asegurar de que este funcione correctamente. Convendría aumentar las horas de filtración para un mejor resultado. No hay que olvidar que un filtro debe estar en funcionamiento entre 8 y 12 horas en temporada de baño.

Una de las recomendaciones en relación con el sistema de filtrado es no realizar el retrolavado con mucha frecuencia. En el caso de que se tenga un filtro de arena, es posible que sea necesario un cambio de la arena para eliminar completamente la suciedad de la piscina.

Para un resultado óptimo es fundamental seguir las recomendaciones del fabricante en cuanto a la cantidad de producto que hay que verter al agua.

Con el fin de obtener un mejor resultado se puede utilizar un flucolante para piscina. Este reunirá todas las partículas del agua para ser eliminadas por la depuradora. El agua quedará cristalina y limpia. ¿No sabes lo que es el flucolante? Te lo explicamos aquí

También te puede interesar...

Comentarios (0)

Este portal web únicamente utiliza cookies propias con finalidad ténica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento.

Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a nosotros que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.

VER POLÍTICA DE COOKIES