Seguro que llevas toda la vida escuchando hablar sobre el pH de la piscina como la causa de algunos de los problemas más habituales que pueden surgir en una pisicna, pero, ¿sabes exactamente lo que es? En Cobertoresparapiscina te damos la primera pista para que no tengas que preocuparte por este elemento ni por los inconvenientes que derivan de sus posibles cambios: el mantenimiento. Ahora que ya sabes qué es lo primero a lo que debes prestar atención para que el valor del pH de tu pisicina persista en el nivel adecuado, te contamos todos los detalles sobre qué es, que factores le afectan y cómo compensar los posibles desajustes.

Qué es el pH de la piscina

El pH, o potencial de hidrógeno, es uno de los parámetros más importantes del agua de nuestra piscina, puesto que se refiere al nivel de acidez que tiene. Se expresa con un valor numérico que plasma la concentración de iones de hidrógeno presentes en la disolución.

En una escala de 0 a 14, el pH del agua de la piscina debe situarse en todo momento entre 7'2 y 7'6 para disfrutar de un baño saludable

  • Cuando hay un pH de la piscina bajo, inferior a 7'2, el agua se vuelve ácida y causa problemas tanto para las personas que se meten en la piscina (irritación en la piel, ojos, mucosas...) como para los propios materiales de la infraestructura, en los que genera deterioro y acelera su desgaste.
  • Cuando el pH se encuentra por encima de 7’6, el agua de la piscina se vuelve alcalina. Esta situación también reseca e irrita la piel de los bañistas. Igualmente, el aspecto del agua cambia, volviéndose más nublado y opaco. El cloro de la piscina disminuye y, por tanto, la capacidad de desinfección es menor.

Cuando el pH de la piscina se sitúa en 7, el agua es neutra.

Por qué varía el nivel de pH del agua

Existen una gran variedad de motivos por los que el pH de nuestra piscina puede subir o bajar.

  • Uno de los motivos más habituales de este desajuste es el volumen total del agua.
  • El sol y el viento fomentan la evaporación del agua y, en consecuencia, el pH aumenta. De igual modo, los rayos UV del sol aceleran la disolución del cloro, lo que también provoca um aumento del pH en la piscina.
  • Los propios bañistas por su parte, alteran los niveles de pH del agua de la piscina con los productos que se echan para protegerse del sol o con las propias sustancias que su cuerpo segrega. Las lociones, las cremas solares, el sudor o la piel muerta, son algunos de los ejemplos que afectan a la hora de subir o bajar el pH de la piscina al entrar en contacto con el agua.
  • No atender a la suciedad que se amontona en el agua de la piscina, en el fondo o en las paredes del vaso, ya sean insectos o vegetación, también perturba los niveles de pH de una piscina.
  • El tipo de cloro que se arroja en la piscina también actúa a la hora de ajustar el pH en el agua de la piscina. En el caso de verter cloro líquido (hipoclorito sódico), una sustancia muy alcalina que hace incrementar el nivel de pH del agua. Por el contrario, utilizar cloro en tabletas, que incluye ácido tricloroisocianúrico, es una forma de bajar el pH de la piscina. Por último, el cloro granulado esneutro, por lo que no influye en cómo regular el pH de la piscina.

Cómo regular el pH

Mantener el valor de pH de la piscina dentro del rango adecuado requiere usar un medidor de pH, electrónico o manual, con frecuencia. Este aparato te indicará si el agua de tu piscina se encuentra en el nivel de pH adecuado. Si no es así, llega el momento de plantearse una serie de cuestiones en función de lo que demanda la situación actual del agua: ¿Cómo subir el pH de la piscina? ¿Cómo bajar el pH de la piscina?.

Para saber si es necesario intervenir con el fin de compensar los niveles de pH y cloro de una piscina, es aconsejable mantener un control periódico y ajustar el pH cada pocos días. De esta manera lograrás disfrutar de un buen baño sin complicaciones y con un agua totalmente higienizada.

  • Con un pH bajo en la piscina, tendremos que utilizar un producto químico conocido como incrementador de pH, cuyo resultado podrás ver unas horas más tarde. Otras opciones para subir el pH de tu piscina es airear el agua reiteradamente con los chorros de una manguera, agregar bicarbonato de sodio de forma progresiva o echar cloro líquido.
  • Cuando el nivel de pH es superior al adecuado, la manera más rápida y eficaz de reducirlo es utilizar un disminuidor de pH, que actúa en las siguientes cuatro horas. Además, puedes recurrir a otros métodos más naturales como cambiar el agua de la piscina con menos asiduidad o calentarla para que, así las sustancias químicas que afectan al pH se disuelvan más rápido y el nivel de pH merme.

Según algunos factores como la utilización de una depuradora para la piscina o el movimiento del agua, es recomendable llevar a cabo el proceso de medición del nivel de pH en de una piscina cada semana, aunque lo ideal sería realizarlo todos los días. Cuando mayor sea la frecuencia, más control tendrás sobre la situación del agua de la piscina y, de esta forma, antes podrás remediar cualquier alteración que se haya producido en ella.

En Cobertores te ayudamos a mantener tu piscina bajo control. ¡Contacta con nosotros y te resolveremos cualquier duda!

Contacta con nosotros

Lunes a Viernes de 9:00 a 19:00 h. Festivos de 9:00 a 18:00 h.