Conoce todas las ventajas de colocar un cobertor en tu piscina

Piscina

27 de junio 2024

Los cobertores son complementos imprescindibles en todas las piscinas, ya que proporcionan múltiples beneficios tanto en la propia instalación como para la salud y el bienestar del usuario. De hecho, una cubierta siempre cumple con diferentes tareas con independencia de la función principal para la que está diseñada. Una misión que, no obstante, siempre estará supeditada al tipo de cobertor del que se trate: invierno, seguridad o verano.

Por tanto, el uso de un cobertor en una piscina aporta numerosos resultados positivos a corto y largo plazo. La primera señal que puede detectar el usuario en una piscina en la que se emplea una cubierta protectora es una menor cantidad de suciedad en su interior. Este hecho influye de manera favorable en cualquier aspecto relativo a la instalación, desde la apariencia y la calidad del agua hasta el correcto estado de los diferentes elementos y mecanismos de la infraestructura, como el sistema de filtración.

El tratamiento del agua se lleva a cabo mediante el uso de diversos productos químicos, lo cual supone un gasto adicional para el propietario de la instalación. Para asegurar el correcto mantenimiento de la piscina, es necesario aplicar cada químico en su justa medida y con su debida asiduidad. En caso de prescindir de alguno de ellos (cloro, floculante, alguicida…), debes saber que esto repercutirá en el estado y en el aspecto del agua. Sin embargo, esta circunstancia se puede revertir empleando un cobertor, ya que podrás reducir la frecuencia de uso de dichos productos químicos, puesto que con la lona podrás efectuar algunas de las acciones que suelen desempeñar los químicos, así como evitar ciertos problemas originados precisamente por el abuso o la insuficiencia de los mismos.

Todas las clases de lona cubren la lámina de agua por completo, actuando como una barrera entre el agua y los rayos solares. De esta forma, la cubierta disminuye una exposición del agua al sol directa y prolongada. En consecuencia, reduce la aparición y la proliferación de algas u otros microorganismos como los hongos y las bacterias.

Cobertores para piscinas

Utilizar la cubierta apropiada en cada estación del año te ayudará a disminuir el consumo energético, puesto que podrás conservar la temperatura del agua sin necesidad de implantar o mantener activo durante muchas horas el sistema de climatización de tu piscina. También restringirás el consumo de agua, ya que la protección que otorga un cobertor a la piscina hace que la evaporación disminuya y no tengas que rellenar el vaso con agua constantemente. Igualmente, una cubierta aísla la infraestructura obstaculizando el paso de agentes externos a su interior (vegetación, contaminación, insectos…) y manteniendo en buen estado tanto el agua como los mecanismos, por lo que no será necesario vaciar la piscina y volver a llenarla antes de empezar la temporada de baño.

En definitiva, el ahorro en agua, energía y productos químicos gracias al uso del cobertor se traduce en un importante ahorro económico para el propietario, ya que las cubiertas favorecen una gran reducción de los gastos adicionales que supone el mantenimiento regular de una piscina. Ten en cuenta que cada tipo de lona se emplea en una época concreta del año, por lo que deberás elegir el cobertor según tus necesidades.

Descubre más contenido de nuestro blog

Contacta con nosotros

Lunes a Viernes de 9:00 a 19:00 h. Festivos de 9:00 a 18:00 h.